Cómo Evitar el Reflujo Gástrico Con Estos Alimentos

Cómo Evitar el Reflujo Gástrico Con Estos AlimentosEn este artículo te voy a mostrar cómo evitar el reflujo gástrico consumiendo ciertos alimentos.

A la hora de calmar el reflujo gástrico son muchos los tipos de alimentos que han demostrado su utilidad.

Aunque te pueda sorprender, el pollo, el pavo, el pescado y el marisco tienen la cualidad de evitar los molestos efectos que el reflujo provoca.

Efectos que se producen cuando los ácidos que participan en la digestión escapan del estómago y alcanzan la garganta.

Para evitar la sensación de quemazón e irritación tan característica del reflujo, son muchas las opciones alimentarias que existen, al margen de las clásicas infusiones o zumos de verduras.

En este artículo te hablaré de la capacidad que alimentos como el pavo, el pollo, el pescado o el marisco tienen a la hora de calmar el reflujo.

Uno de los principales factores que provocan la aparición del reflujo son las comidas ricas en grasas.

El estómago tiene serias dificultades a la hora de digerir los alimentos grasos, y esto provoca que segregue mayor cantidad de ácido durante la digestión.

De esta manera, cuando los niveles de ácido en el estómago son muy elevados, existe mayor probabilidad de que el reflujo gástrico haga aparición.

El pollo, el pavo, el marisco y el pescado son alimentos con niveles de grasa muy bajos.

Por ello, se convierten en alimentos fundamentales en la dieta habitual de cualquier persona que padezca reflujo gástrico.

En lo relativo al pollo y al pavo, tan solo existen dos restricciones: no es recomendable consumir su piel, y tampoco que los cocines fritos o en adobo.

Respecto a la piel del pollo y el pavo hay que indicar que su contenido en grasa es mucho mayor que el del resto de la carne de estas aves.

Recuerda que se trata precisamente de evitar el consumo de alimentos grasos.

Algo muy similar ocurre con los fritos y el adobo.

No te recomiendo que comas pollo o pavo frito porque estas modalidades de preparación concentran en la superficie de los alimentos altas cantidades de grasas.

En cuanto al pescado, te recomiendo que optes preferentemente por el pescado azul.

La variedad es muy extensa: atún, salmón, anchoas, anguila, sardina, jurel, arenque, palometa, bonito, emperador, trucha o carpa son algunas de las opciones.

El caso del pescado blanco (bacalao, lenguado, merluza, rape, cabracho, pescadilla, rape, etc.) también es digno de mención, pues su índice de grasa oscila alrededor del 2%.

Se puede afirmar que el pescado es uno de los alimentos más digestivos y beneficiosos para evitar el reflujo gástrico.

El caso del marisco es muy similar al del pescado.

Su contenido en grasa es muy bajo y son alimentos cuya digestión es muy sencilla.

Esto favorece que el estómago no precise de grandes cantidades de ácido y así se evita la aparición del reflujo.

En todo caso, al igual que te he recomendado en el caso del pollo y el pavo, evita consumir el marisco frito.

Si padeces reflujo gástrico de manera habitual es recomendable que incluyas el pollo, el pavo, el pescado y el marisco en tu dieta.

Notarás muy pronto una mejoría considerable y poco a poco el reflujo remitirá.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.