¿Cómo se Cura el Reflujo Con Medicina Natural?

¿Cómo se Cura el Reflujo Con Medicina Natural?En este artículo te voy a mostrar cómo se cura el reflujo gástrico con medicina natural. 

El reflujo gástrico es una de esas enfermedades que, debido al malestar que generan, pueden arruinarte días enteros e impedirte llevar a cabo cualquiera de tus tareas cotidianas.

Por ello, quiero dedicar este artículo por completo a hablarte acerca de una serie de remedios estrictamente naturales que te ayudarán a paliar los síntomas y, además, a atacar el problema desde su misma raíz.

Pero, antes de nada, me gustaría dar una pequeña definición acerca de lo que es el reflujo para que tengas este concepto mucho más claro.

En líneas generales, es una enfermedad en la cual los contenidos estomacales viajan desde el estómago hacia el esófago, provocando la irritación de este último.

Son muchas las razones por las que puede aparecer el reflujo.

Si bien es cierto que el estrés es una de las más importantes, la realidad es que la alimentación suele jugar un papel clave para que acontezca.

Y es que los malos hábitos alimenticios y el consumo de comidas copiosas y cargadas de sustancias grasas durante un tiempo prolongado son factores muy comunes.

Por ello, es imprescindible que tomes medidas y adoptes, a partir de ahora, una dieta sana, equilibrada y basada en alimentos ligeros.

Antes de comenzar a darte los remedios para el reflujo gástrico de los que te he hablado debo hacerte una serie de recomendaciones.

Y es que cuidar la alimentación también implica que abandones por completo el consumo de determinadas comidas y bebidas.

En este sentido, el café, el alcohol y las salsas picantes deben estar fuera de tu dieta desde este mismo momento.

Asimismo, te recomiendo que te centres sobre los alimentos vegetales ricos en fibra y en vitaminas del grupo B.

Remedios para tratar el reflujo

Ahora sí voy a empezar a explicarte cómo elaborar una serie de remedios completamente naturales que te harán mejorar enormemente de tu problema con el reflujo.

Presta mucha atención:

1. Licuado de jengibre y pera

Al combinar la pera con el jengibre vas a crear la mezcla perfecta para paliar el fuerte dolor que sientes después de cada comida.

Pero, además, también calmarás la inflamación de los tejidos de tu cavidad estomacal gracias a las saludables propiedades del jengibre, un tubérculo utilizado desde tiempos inmemoriales por infinidad de culturas gracias a su carácter medicinal.

Por su parte, la pera supone un magnífico aporte de vitaminas, minerales y fibra, una sustancia que te ayudará a que tus digestiones sean más ligeras y se segreguen menos ácidos gástricos en tu estómago.

La preparación de este remedio es realmente sencilla pues, en líneas generales, basta con pelar y cortar la pera para, posteriormente, dejarla cocer en 250 mililitros de agua hirviendo.

A continuación, añade, aproximadamente, 20 gramos de raíz de jengibre.

Una vez haya terminado de cocinarse, pasa la mezcla por una licuadora hasta que tenga una apariencia uniforme y la textura que deseas.

Sin duda, el mejor momento del día para tomarlo es a la hora de la cena.

2. Infusión de manzana y manzanilla

Es bastante probable que, cuando eras pequeño, tu madre o tu abuela te diesen un vaso de infusión de manzanilla cada vez que sufrías un dolor de estómago.

La verdad es que, teniendo en cuenta las propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas y relajantes de esta planta, no es de extrañar que lo hiciesen.

Además, también tiene la virtud de calmar la acidez y hacer frente a las infecciones de índole bacteriana.

Empieza seleccionando una manzana de buen tamaño, pélala y córtala en pedazos.

Piensa que, en este sentido, esta fruta será la encargada de poner la ración necesaria de fibra a la combinación.

Posteriormente, déjala hervir en una tetera con unos 250 mililitros de agua.

Una vez que todo se encuentre hirviendo es el momento de que añadas la bolsita de infusión de manzanilla.

Es necesario que dejes reposar la mezcla durante 20 minutos para que el agua se empape de todo el sabor y recoja las magníficas propiedades de estos deliciosos elementos.

Por su parte, mi consejo es que tomes esta bebida a temperatura ambiente en ayunas para preparar a tu estómago para el resto del día.

3. Jugo de perejil

El perejil se ha revelado como una de las mejores plantas para combatir el reflujo gracias a sus múltiples cualidades.

De hecho, muchos estudios han determinado que se trata de una excelente fuente de vitaminas A, B, C, E y K.

Además, es un maravilloso diurético natural y posee propiedades antiinflamatorias.

Tampoco debo olvidar que calma eficazmente el dolor de estómago e impide que se generen flatulencias.

Pero, ¿cómo puedes beneficiarte de las propiedades del perejil para tratar el reflujo?

Pues muy sencillo.

Empieza licuando, en un litro de agua, 150 gramos de perejil.

Una vez lo hayas hecho, deja que la mezcla repose en el recipiente a temperatura ambiente durante, aproximadamente, un par de horas.

En cuanto haya pasado ese período, procede a colar el agua y ponerla en una botella en un lugar en el que no le dé directamente el sol.

Este último hecho es importante ya que, para aprovechar al máximo las propiedades del perejil, es imprescindible que el agua no esté ni fría ni caliente.

Por su parte, se trata de un remedio que puedes tomar en cualquier momento del día.

Así que, si en un momento determinado empiezas a sentir las molestias típicas del reflujo, no dudes en tomarte un vaso de este jugo.

Estos han sido tres magníficos remedios para combatir tu reflujo gástrico y que los síntomas sean mucho más llevaderos.

En cualquier caso, si estás decidido a poner fin a esta dolorosa enfermedad, te recomiendo encarecidamente que, más allá de tomarlos, los acompañes de una dieta saludable y equilibrada que impida que tu estómago haga excesivos esfuerzos a la hora de digerir la comida.

Te aseguro que, en muy poco tiempo y sin necesidad de tomar fármacos, tu problema será cosa del pasado.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.