¿Cómo Usar la Miel Para el Reflujo Gástrico?

¿Cómo Usar la Miel Para el Reflujo Gástrico?En este artículo te voy a explicar cómo usar la miel para aliviar el reflujo gástrico.

Actualmente se sabe que la miel tiene muchas y muy diversas propiedades beneficiosas para el organismo.

Según los estudios realizados, esta sustancia natural tiene la capacidad de mejorar la circulación sanguínea, reducir el dolor, favorecer la cura de infecciones, así como regenerar tejidos dañados.

Todos estos beneficios son excelentes para hacer frente a muchas enfermedades y dolencias diversas entre las que ahora nos interesa destacar de forma especial el reflujo gástrico.

La acción de la miel puede ayudar a eliminar los síntomas del reflujo gracias a su capacidad para estimular la regeneración del tejido del esfínter gastroesofágico favoreciendo que este se fortalezca cerrando el estómago adecuadamente.

Al mismo tiempo, la miel tiene un efecto calmante que ayuda a combatir el dolor de garganta que provoca la tos asociada a la acidez.

Además de sus beneficios de cara a combatir el reflujo, si tomas miel cada día podrás disfrutar de un alimento completo y delicioso que, en ocasiones, se considera como una golosina natural.

Si te decides a tomar este producto para combatir el reflujo gástrico, puedes hacerlo de muy diversas formas y aquí te proponemos algunas.

Tomarla como una medicina o jarabe es una opción muy buena para combatir las molestias en la garganta.

Para ello puedes tomar una cucharada colmada, en torno a los 10 ml, antes de cada comida.

Notarás cómo el denso líquido desciende de forma agradable por tu garganta calmando el malestar y la irritación de la misma.

Para hacer frente a la acidez se recomienda el consumo de miel en combinación con otro tipo de productos naturales que añaden sus propiedades favoreciendo la eficacia del preparado.

Puedes optar por una deliciosa infusión de manzanilla con canela que endulzarás con una cucharada de miel.

Así, los beneficios para el estómago de estos dos elementos vegetales se unen a la miel para conseguir un remedio natural y muy eficiente.

Si lo prefieres, existen otras muchas bebidas adecuadas para el tratamiento de los síntomas de reflujo como el hinojo, el té de achicoria o el propóleo.

Cualquiera de ellas verá potenciados sus efectos al sumar sus propiedades con las de la miel.

En cualquier caso, no olvides dejar reposar las infusiones antes de beberlas y tomarlas cuando estén templadas.

Esto beneficiará al estómago y a todos los tejidos del sistema digestivo ya que el líquido templado aporta una agradable sensación mientras que las temperaturas extremas potencian los síntomas de reflujo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.