¿Cuál es la Mejor Dieta Para Evitar el Reflujo Ácido?

¿Cuál es la Mejor Dieta Para Evitar el Reflujo Ácido?En este artículo te voy a mostrar cuál es la mejor dieta para evitar el reflujo ácido. 

El reflujo ácido es una disfunción que está provocada por la acción de los ácidos estomacales en las paredes internas de algunas zonas de tu aparato digestivo como el estómago o el esófago.

El dolor y el ardor intenso son los principales síntomas de una enfermedad que suele estar provocada por el seguimiento de unos hábitos alimenticios erróneos.

Así, diseñar una dieta equilibrada es la mejor forma de alejar de tu cuerpo los síntomas del reflujo.

Por lo que quiero ayudarte y enseñarte cuáles son los alimentos que pueden hacer que tu menú diario se convierta en un excelente remedio para tratar el reflujo.

Como base de toda dieta equilibrada, los cereales cobran una especial importancia si estás viendo cómo tu organismo se ve afectado por los síntomas del reflujo.

No obstante, no pienses que cualquier cereal te valdrá para paliar los efectos negativos de esta enfermedad.

Aquellos que han sido procesados industrialmente o los que cuentan con un porcentaje de azúcar demasiado elevado no harán más que empeorar tu situación.

Así, los cereales que no pueden faltar nunca en tu despensa vienen encabezados por la avena, un alimento realmente interesante que puede aportarte beneficios en muchos sentidos.

En el caso del reflujo, la avena es capaz de neutralizar los ácidos presentes en la digestión gracias al alto contenido de fibra vegetal que posee.

Pero aún hay más, y es que la avena puede servirte para obtener algunos minerales que actúan como antiácidos naturales en tu estómago.

Por lo tanto su consumo debería ser algo esencial en tu dieta contra el reflujo.

Mi consejo es que tomes este cereal durante el desayuno para aprovechar al máximo sus virtudes.

Dejando de lado la avena, existen otros muchos productos que parecen estar especialmente diseñados para combatir los efectos negativos del reflujo, lo que hace que no puedan faltar en tu dieta.

Comenzaré hablándote de las mejores frutas.

La primera de todas ellas es el plátano, un producto del que suele ignorarse sus beneficios digestivos.

El plátano contiene cantidad muy elevada de potasio, un mineral esencial para controlar los niveles de sustancias ácidas en tu cavidad digestiva.

El consumo regular de plátanos, al menos una pieza al día, hará que tu estómago no se vea afectado por la presencia de elementos como el ácido clorhídrico.

El potasio se encargará de reducir el exceso de este tipo de sustancias para que puedas disfrutar de una salud digestiva más que adecuada.

Pero si el plátano es recomendable para ti, la manzana no lo es menos.

Esta fruta se ha considerado como una de las más apropiadas para luchar contra la mayoría de los problemas digestivos.

La medicina natural siempre ha hecho uso de las manzanas para combatir distintas afecciones digestivas.

Este es un efecto que la ciencia ha demostrado y que se esconde en la presencia de algunas sustancias que activan el sistema digestivo de forma conveniente.

Así, debes incluir la manzana en tu dieta contra el reflujo, algo que puedes hacer tomándola durante el desayuno, la cena o incluyéndola en diferentes momentos a modo de colación.

La última fruta que quiero recomendarte es la fresa.

El motivo es bien sencillo, ya que este delicioso producto natural contiene una cantidad bastante elevada de vitamina C.

Esta vitamina es un poderoso antioxidante que ayudará a cicatrizar las lesiones provocadas por el reflujo ácido y que, por lo tanto, hará que los dolores que provoca esta enfermedad disminuyan.

Pero ninguna dieta está completa si no se introducen alimentos capaces de aportar proteínas y otros nutrientes.

Tu almuerzo, por ejemplo, es un buen momento para incluir algunos productos como la carne y el pescado, por lo que debes conocer cuáles son los mejores para tu dieta.

En el caso de la carne, mi consejo es que elijas aquellas que posean un nivel de grasas lo más bajo posible.

Así, el pollo y el pavo son ideales, ya que favorecerán unas digestiones livianas, llevaderas y muy poco agresivas con tu debilitado aparato digestivo.

La escasa presencia de grasa en estas carnes evitará la necesidad de producir sustancias ácidas que pueden agravar los problemas de tu enfermedad.

Por lo que pueden incluirse en tu menú sin temor a padecer ningún problema.

En el caso del pescado, casi todos son ideales para ser consumidos por personas que padezcan reflujo ácido, aunque los mejores son los azules dado su alto contenido en aceites esenciales.

Eso sí, olvídate de freír el pescado o de condimentarlo en exceso si no quieres arruinar sus propiedades nutricionales y provocar complicadas digestiones que hagan que el reflujo ácido se convierta en toda una pesadilla.

Hay un grupo de alimentos muy interesante para tratar los problemas de reflujo y que suele olvidarse en las dietas que intentan paliar esta enfermedad.

Se trata de los lácteos, productos de los que se suele creer que son perjudiciales para la salud digestiva pero que tienen algunas propiedades más que interesantes para formar parte de tu menú.

Si eliges las variedades con menos grasa, aquellas que han sido desnatadas, el queso, la leche y los yogures te aportarán una buena cantidad de probióticos.

Estos microorganismos son esenciales para mantener el equilibrio natural de tu sistema digestivo, algo de vital importancia si quieres luchar contra el reflujo ácido de una forma efectiva.

No quiero que te quedes sin conocer la importancia que pueden llegar a tener las verduras en tu dieta contra el reflujo, ya que deben constituirse en la base de tu alimentación si quieres olvidarte de tu enfermedad.

Las verduras contienen minerales, fibra vegetal y una cantidad muy elevada de agua, por lo que son fáciles de digerir y no te afectarán en nada.

Las más recomendables son la lechuga, las espinacas, el brócoli y el apio.

Estos alimentos deberían estar presentes en tu mesa de forma diaria para hacer que el reflujo se convierta en un mero recuerdo del pasado gracias a una dieta equilibrada que evite la aparición de aquellas condiciones que provocan la acidez de tu enfermedad.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.