¿Cuáles Son Las Mejores Semillas Para el Reflujo Gástrico?

¿Cuáles Son Las Mejores Semillas Para el Reflujo Gástrico?En este artículo te voy a mostrar cuáles son las mejores semillas para tratar el reflujo gástrico. 

Cuando tratas de solucionar el reflujo gástrico de manera natural, debes saber que existen diversas semillas que actúan directamente sobre sus síntomas.

Incluso solucionan este problema, consiguiendo que el ácido estomacal se neutralice y no ascienda hacia el esófago.

A continuación te comento las diversas semillas que puedes agregar a tu dieta contra el reflujo y cómo consumirlas.

Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo contienen anetol, una sustancia que relaja el tracto digestivo, evitando que los músculos del estómago se contraigan a causa del reflujo y te generen dolencias.

Además, el hinojo regula la digestión, reduciendo el exceso de ácido estomacal.

Las semillas de hinojo son muy sencillas de utilizar en tu día a día.

Puedes masticarlas como aperitivo y conseguirás que calmen el hambre entre horas.

También puedes agregarlas a ensaladas ya sea en granos o molidas.

Otra forma de consumir semillas de hinojo es utilizándolas en infusiones, o incluso como especia para condimentar guisos.

Semillas de chía

Las semillas de chía se utilizan para combatir el reflujo gástrico gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega-3, omega-6 y antioxidantes.

Estos son los encargados de reparar los tejidos dañados por el exceso de ácido estomacal y encargados también de reforzar la musculatura que controla el sistema digestivo.

Esta semilla también ayuda a reducir el dolor y el malestar que causa el reflujo ácido, además de regular la acidez gracias a su contenido en fibra.

Las semillas de chía se pueden tomar crudas o preparadas con agua.

Basta con poner en remojo media taza de semillas de chía con dos tazas de agua.

Dejar reposar 15 minutos y consumir o almacenar.

Semillas de linaza

Las semillas de linaza son muy útiles a la hora de tratar el reflujo gástrico.

Al contacto con líquidos, se activan los mucílagos que estas contienen, creando una especie de gel en el estómago que protege las mucosas y ayuda a tener unas digestiones ligeras.

Además, su alto contenido en fibra es ideal para regular los niveles de ácido.

Estas semillas se pueden tomar en infusión o crudas junto con leche o yogur desnatados.

También puedes masticarlas como aperitivo o utilizarlas para enriquecer diferentes platos como arroz, ensaladas, carnes o postres.

Por otra parte, puedes hacer en casa agua de linaza.

Basta con que dejes dos cucharadas de linaza en remojo por la noche en un vaso de agua.

A la mañana siguiente cuela la mezcla y bebe el agua de linaza resultante, llena de sus propiedades digestivas y nutritivas.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.