¿Cuando Uno Sufre de Reflujo es Bueno o Malo Hacer Gimnasio?

¿Cuando Uno Sufre de Reflujo es Bueno o Malo Hacer Gimnasio?En este artículo te voy a mostrar si es bueno o malo hacer gimnasia si sufres de reflujo gástrico. 

Una de las principales preocupaciones de todas aquellas personas que están pendientes de su imagen y de su salud si padecen reflujo ácido es si resulta recomendable acudir al gimnasio.

Si te sientes identificado y tú también te formulas esta pregunta, presta mucha atención pues voy a ofrecerte la respuesta.

Sufrir de reflujo gástrico no es ningún inconveniente para ir al gimnasio.

De hecho, puedo asegurarte que existen muchos ejercicios que, si los realizas adecuadamente, te permitirán tonificar la zona abdominal y reducir el impacto que sobre tu vida diaria tienen los síntomas relacionados con esta enfermedad.

En cualquier caso, estas son algunas recomendaciones que quiero hacerte para que vayas al gimnasio con todas las garantías de no empeorar tu problema de reflujo:

1. No hagas abdominales.

Los abdominales no son buenos para el reflujo y, por tanto, te desaconsejo que los realices.

Esto se debe, principalmente, a que durante su ejecución se oprime la cavidad estomacal haciendo que las sustancias en ella contenidas ejerzan presión sobre el esfínter esofágico.

De esta forma se favorece que estas sustancias lleguen hasta las paredes del esófago y la irriten, provocando ardor y quemazón.

En este sentido, es mejor que te decantes por otros ejercicios más pasivos como los que te propone el yoga.

2. No comas nada, al menos, durante las dos horas previas a ir al gimnasio.

Lo ideal es que acudas al gimnasio con el estómago vacío para que minimices las probabilidades de que el ejercicio favorezca que los ácidos gástricos lleguen al esófago.

3. Bebe mucha agua.

Bebe agua durante todo el tiempo que estés haciendo ejercicio en el gimnasio.

Eso sí, hazlo mediante pequeños tragos que impidan la aparición de distensión estomacal.

También debo recordarte que las bebidas azucaradas y carbonatadas son muy perjudiciales para el reflujo, por lo que no debes caer en la tentación de refrescarte con ellas.

4. Haz ejercicios estacionarios.

Los ejercicios estacionarios reducen las probabilidades de sufrir reflujo pues provocan menos agitación en el cuerpo.

Para que te hagas una idea de lo que te digo, correr en la cinta es mucho más perjudicial en este sentido que pedalear en una bicicleta estática, por ejemplo.

5. Cuando realices ejercicios en posición horizontal intenta elevar unos centímetros tu cabeza.

De esta forma, gracias al efecto de la gravedad, evitarás que los ácidos estomacales fluyan hacia la garganta.

Por lo tanto, te puedo asegurar que si sufres de reflujo puedes hacer gimnasia siempre que tengas en cuenta los consejos de este artículo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.