Descubre Los Mejores Ejercicios Respiratorios Para el Reflujo Esofágico

Descubre Los Mejores Ejercicios Respiratorios Para el Reflujo EsofágicoEn este artículo te voy a mostrar los mejores ejercicios respiratorios para calmar el reflujo esofágico.

Hace unos años, la facultad de medicina de la Universidad de Graz, en Austria, elaboró un estudio.

El mismo demostró que los ejercicios de índole respiratoria hacían mejorar, remitir e incluso desaparecer el reflujo esofágico y sus molestos síntomas.

Para este estudio fueron seleccionadas 19 personas y comenzó con una serie de pruebas previas.

Y determinó con rotundidad, solo un mes después de haber comenzado, que los pacientes que habían seguido los ejercicios respiratorios tenían menores índices de ácido en el esófago y la garganta.

De esta manera, se puede afirmar que los ejercicios respiratorios hacen desaparecer el reflujo esofágico.

Pero, cuáles son esos ejercicios.

A continuación te voy a detallar unos cuantos ejercicios que puedes poner en práctica para controlar el reflujo.

Ejercicios de respiración profunda.

Uno de los orígenes más comunes del reflujo, aunque te parezca sorprendente, es el frenético ritmo de vida que acarrea estrés, nerviosismo o ansiedad.

El estómago se encuentra íntimamente relacionado con el cerebro y las alteraciones emocionales afectan al proceso digestivo y pueden ocasionar reflujo.

De esta manera, poner en práctica ejercicios de respiración con el objetivo de relajar el cuerpo es una muy buena técnica para evitar el reflujo.

Se trata simplemente de controlar la respiración con el diafragma, inspirar profundamente y a continuación ir soltando el aire poco a poco, de forma muy pausada y calmada.

Comprobarás tras unos minutos respirando de esta forma, cómo tu cuerpo se relaja.

Por supuesto, el estómago también se relaja, los ácidos se asientan y el reflujo remite.

Ejercicios de respiración abdominal.

Se trata de un ejercicio muy similar al anterior, pero que necesariamente se debe poner en práctica mientras se está sentado y, claro está, consiste en almacenar gran cantidad del aire que se inspira en el abdomen.

Es un ejercicio muy útil para relajar las arterias y reducir la cantidad de ácido en el estómago.

La respiración límbica es una técnica consistente en inspirar el aire en pequeñas rachas, lentas y muy profundas.

Se trata de una técnica avanzada que es mejor ponerla en práctica con la ayuda de un terapeuta profesional.

Afortunadamente no todos los ejercicios respiratorios precisan de asistencia.

Incluso actividades cotidianas como cantar pueden convertirse en mecanismos muy eficaces para combatir con éxito las molestias ocasionadas por el reflujo estomacal.

Ahora llega tu turno.

Pon en práctica las técnicas respiratorias que te recomiendo y notarás cómo en solo unos días los episodios de reflujo comienzan a remitir.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.