Distintas Formas de Preparar el Té de Jengibre Para el Reflujo Gástrico

Distintas Formas de Preparar el Té de Jengibre Para el Reflujo GástricoEn este artículo te voy a mostrar distintas formas de preparar el té de jengibre para aliviar el reflujo gástrico. 

El jengibre es uno de los productos naturales más eficaces para combatir el reflujo gástrico.

De hecho, su carácter antibiótico ayuda a sanar y evitar infecciones en aquellos tejidos del esófago y el estómago que hayan resultado dañados como consecuencia de los diversos episodios de reflujo que hayas padecido.

Además, el jengibre estimula el páncreas para que segregue un mayor número de enzimas digestivas con el objetivo de que las digestiones sean más llevaderas y ligeras.

Tampoco puedo olvidar hacer mención a que posee propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas.

Por lo que los dolorosos síntomas asociados a esta enfermedad se ven reducidos drásticamente desde el mismo momento en que esta raíz entra en el organismo.

Sin lugar a dudas, la mejor forma de tomar jengibre es a través de la elaboración de tés e infusiones.

Por ello, voy a explicarte algunas maneras de prepararlo que te ayudarán a exprimir al máximo sus muchas propiedades.

1. Té de jengibre, manzana y miel

Por separado, estos tres ingredientes son fabulosos de cara a tratar el reflujo pues contienen infinidad de sustancias beneficiosas para este fin.

Por esta razón, no es difícil imaginar que, unidos, sus propiedades son aún mejores.

Además, preparar este té es muy sencillo.

Empieza tomando 85 gramos de raíz de jengibre que, previamente, hayas triturado y, a continuación, añádelos a un recipiente que contenga 3 tazas de agua hervida.

Después, añade una manzana cortada en gajos y una cucharada de miel.

2. Té frío de jengibre

Está claro que al llegar el verano y, con él, las altas temperaturas, a todos nos apetecen mucho más las bebidas frías.

Por ello, voy a proponerte esta variante para que puedas disfrutar del té de jengibre frío.

Toma 1 litro de agua y colócalo en un recipiente junto a 2 cucharadas de jengibre fresco rallado.

Llegados a este punto, añade unas gotitas de limón pero únicamente si no te sienta mal.

Finalmente, vierte una cucharadita de miel para endulzar la mezcla.

3. Té de jengibre con leche de almendras

La leche de vaca, salvo que sea descremada, puede empeorar tu problema de reflujo.

En cualquier caso, la de almendras es mucho más saludable.

Por ello, prepara este té a partir de ella añadiendo, en un recipiente, 2 tazas junto a 3 rodajas de jengibre fresco y 1 vaso de agua.

Estas son 3 excelentes maneras de preparar té de jengibre para sacar el máximo partido a sus múltiples cualidades.

Inclúyelo en tu dieta habitual y pronto notarás resultados, te lo aseguro.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.