¿El Hielo es Malo Para el Reflujo Gástrico?

¿El Hielo es Malo Para el Reflujo Gástrico?En este artículo te voy a hablar acerca de si el hielo es malo para calmar el reflujo gástrico. 

Puede que nunca te hayas preguntado si el hielo es un elemento beneficioso o perjudicial para tu problema con el reflujo gástrico.

De hecho, es bastante posible que, en alguna ocasión, lo hayas utilizado para calmar la sensación de ardor y quemazón que sentías en la entrada del estómago.

Sin embargo, ¿es esto realmente aconsejable? Voy a dedicar este artículo a resolver todas las dudas que puedas tener al respecto.

Lo primero que has de saber es que es totalmente normal asociar el frescor del hielo con una rebaja en el nivel de intensidad del ardor y la quemazón que sientes.

De hecho, seguro que, si lo has tomado para paliar estos característicos síntomas, has sentido, en un primer momento, una mejora prácticamente instantánea.

Sin embargo, debo decirte que esto no es bueno para ti.

Si padeces de reflujo gástrico, tanto el consumo de productos muy calientes como muy fríos son totalmente desaconsejables.

Esto se debe, fundamentalmente, a que el hielo irrita los tejidos debido a que se encuentra a muy bajas temperaturas.

Por lo tanto, la repentina sensación de bienestar que sientes nada más tomarlo es causada por el efecto anestésico y antiinflamatorio del frío, lo cual solo consigue ocultar el problema.

De hecho, es probable que, en más de una ocasión, si te has dado un golpe fuerte en alguna parte del cuerpo o has sufrido una torcedura de tobillo practicando tu deporte preferido, alguien haya traído rápidamente una bolsa de hielo y te la colocase en la zona.

De esta forma estaría evitando que se produzca la inflamación y calmaría el dolor.

En resumidas cuentas, el efecto es el mismo, solo que los tejidos del esófago y el estómago son mucho más delicados que la piel, lo cual se ve acentuado cuando se padece de reflujo gástrico.

Así que, si quieres un buen consejo, trata de no caer en la tentación de tomar hielo o bebidas muy frías cuando empieces a sentir los síntomas típicos del reflujo.

De hecho, si esto sucede, mi consejo es que optes por un producto natural como es el vinagre de manzana.

El vinagre de manzana conseguirá reducir rápidamente los niveles de acidez del interior de tu estómago, el ardor y la quemazón y calmar el reflujo gástrico.

O, en casos extremos, también te aconsejo que recurras al bicarbonato sódico, si bien es cierto que no debes abusar de él.

En definitiva, suprime el hielo de tus bebidas incluso en verano y te aseguro que estarás un paso más cerca de decir adiós al reflujo para siempre.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.