¿Hace Mal la Leche Con Avena Para el Reflujo?

¿Hace Mal la Leche Con Avena Para el Reflujo?En este artículo te voy a mostrar si la leche con avena hace mal al reflujo gástrico. 

La leche con avena puede ser uno de los desayunos o colaciones más consumidos en el mundo, ya que la combinación de ambos alimentos aporta diferentes nutrientes que son de gran valor.

No obstante, puede que tengas dudas a la hora de tomar estos alimentos si padeces reflujo, por lo que aquí voy a decirte si la leche con avena es mala para el reflujo o no.

Comenzaré explicándote las propiedades de ambos alimentos por separado para que entiendas lo que cada uno de ellos te aporta.

La leche animal es rica en sustancias necesarias para la salud de tu sistema digestivo.

Los llamados probióticos favorecen que la flora intestinal y los tejidos de tu cuerpo se encuentren en perfecto estado, por lo que es ideal para mantener una salud óptima.

Además, los productos lácteos poseen innumerables propiedades para calmar las irritaciones provocadas por el reflujo y por la acidez que suele acompañar a esta enfermedad.

No obstante, la leche sí que tiene algunas contraindicaciones para el reflujo.

El principal problema de este alimento se encuentra en su alto contenido en sustancias grasas.

La grasa presente en la leche puede hacer mucho más pesadas tus digestiones, algo que aumentará el nivel de ácidos presente en tu estómago.

Por lo tanto, creará las condiciones propicias para que aparezca el reflujo.

Por su parte, la avena, tanto en la forma de copos como de salvado, no tiene más que beneficios para luchar contra el reflujo.

Este cereal es uno de los más completos a nivel nutricional y creará una sensación de saciedad bastante prolongada que te mantendrá alejado de productos más perjudiciales para tu salud.

Además, el contenido en fibra de la avena es perfecto para retener los ácidos que se encuentran presentes en tu sistema digestivo.

Esta es una característica que se une a una serie de sustancias presentes en este cereal que te ayudarán a superar tus problemas relacionados con el reflujo.

Así, la leche con avena solamente presenta el inconveniente de la grasa que pueda tener este plato, algo que puede solucionarse fácilmente.

La mejor forma de remediar este problema es eligiendo los productos lácteos que hayan sido desnatados.

Combinar leche desnatada con avena te ofrecerá todos los beneficios de ambos alimentos y eliminará el único perjuicio de este plato.

Por lo que no deberías tener dudas a la hora de consumirlo de forma habitual como un buen remedio para tratar el reflujo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.