¿La Dieta Alcalina Sirve Para el Reflujo Gástrico?

¿La Dieta Alcalina Sirve Para el Reflujo Gástrico?En este artículo te voy a hablar acerca de si una dieta alcalina sirve para tratar el reflujo gástrico. 

El reflujo gástrico es un problema asociado con el aparato digestivo que es ocasionado, fundamentalmente, por la excesiva producción de sustancias ácidas en el interior de la cavidad estomacal.

Esta enfermedad puede tratarse a partir de remedios exclusivamente naturales.

De hecho, te aseguro que tu alimentación es el factor más importante y de mayor influencia sobre esta enfermedad.

Las comidas copiosas obligan al estómago a realizar un gran esfuerzo cuando llega el momento de digerirlas.

En este sentido, sustancias como las grasas requieren de grandes cantidades de ácidos gástricos para ser digeridas, lo que acaba llevando a la aparición de los clásicos síntomas asociados con el reflujo.

Estos ácidos gástricos contribuyen a debilitar el esfínter esofágico inferior o, lo que es lo mismo, la válvula de no retorno encargada de dejar pasar los alimentos desde el esófago a la cavidad estomacal.

Cuando este no está en óptimas condiciones permite el retorno de las sustancias estomacales, lo que da pie a la sensación de ardor y quemazón que sueles sentir.

Evidentemente, si los alimentos más pesados y copiosos son aquellos que te producen reflujo, lo normal es que trates de evitarlos en tu alimentación diaria y los sustituyas por otros más fáciles de digerir.

Además deben tener un efecto alcalinizante que reduzcan los niveles de acidez de tu estómago.

En definitiva, debes adoptar una dieta alcalina.

Si te estás preguntando si una dieta alcalina sirve para tratar el reflujo gástrico, te diré que, en líneas generales, todas las dietas alcalinas dan prioridad a las frutas y los vegetales pues estos contienen un pH básico o alcalino y son muy fáciles de digerir.

Asimismo, determinados tipos de cereales también colaboran a conseguir este efecto.

Esto se debe, fundamentalmente, a que contienen grandes cantidades de fibra y de vitaminas del grupo B.

La fibra no solo es muy fácil de digerir, por lo que no exige que el estómago segregue grandes cantidades de ácidos gástricos, sino que también ayuda a que otros alimentos más pesados se absorban más fácilmente.

De igual modo, las vitaminas del grupo B refuerzan la mucosa de las paredes del estómago y el esófago, así como ayudan a reparar los tejidos que ya han sido dañados.

Por tanto, estos elementos han de estar presentes en todas y cada una de tus comidas.

A continuación voy a exponerte un buen ejemplo de dieta alcalina que puedes seguir para combatir tu problema con el reflujo ácido.

Te aseguro que, siendo constante en el esfuerzo, podrás decir adiós a este mal sin necesidad de tomar fármacos ni compuestos químicos.

Desayuno

Empieza preparando un delicioso licuado a base de frutas.

Por ejemplo, una opción ideal es que cortes dos rebanadas de papaya, una manzana y añadas agua hasta que tenga la consistencia que desees.

Esta bebida, tomada en ayunas, preparará a tu estómago para digerir los siguientes alimentos ya que contiene mucha fibra y vitaminas del grupo B.

Una vez hayas tomado este licuado, continúa tu desayuno con un bol de copos de avena con leche descremada con 0% materia grasa.

De igual modo, una tostada de pan integral puede ser el remate perfecto para este magnífico desayuno.

Aperitivo

Si te levantas temprano por culpa del trabajo o por cualquier otra circunstancia, lo normal es que, a media mañana, tengas hambre.

En este sentido, es importante que controles esta sensación y recurras a alguna fruta que te proporcione una fuerte sensación de saciedad.

Para conseguirlo, nada mejor que el plátano.

Tomarte un plátano a media mañana te aportará esa sensación de tener el estómago lleno que necesitas.

Pero, además, proporcionará a tu organismo una gran cantidad de potasio, un mineral vital para controlar tu problema de reflujo a través de la alcalinización de tu sistema digestivo.

Almuerzo

El almuerzo es la segunda comida más importante del día después del desayuno y, por lo tanto, has de cuidarlo con especial esmero.

Para ello, empieza preparando una deliciosa ensalada de verduras a partir de ingredientes como la lechuga, la zanahoria y el apio.

Ten cuidado con la sal, el aceite y el vinagre ya que pueden provocarte acidez.

Posteriormente, prepara un plato principal en el que una pieza de carne magra de pollo sea la protagonista.

En este sentido has de saber que, en pequeñas cantidades, este tipo de carne no te hará ningún mal y te proporcionará una buena dosis de proteínas.

Asimismo, acompáñala de verduras al vapor y patatas cocidas.

Finalmente, remata el almuerzo con una manzana como postre.

Merienda

Al igual que ocurre con el aperitivo, lo normal es que, a media tarde, empieces a sentir hambre.

De ser así, mi recomendación es que te prepares una taza de té verde o de manzanilla pues estas bebidas tienen la capacidad de relajar las paredes de tu estómago.

Esto evita la aparición de los dolorosos espasmos estomacales, y reduce los niveles de acidez.

De hecho, son remedios que todos hemos tomado en alguna ocasión cuando nos ha dolido el estómago.

Por su parte, toma también 2 o 3 galletas integrales sin grasas.

Cena

La cena ha de ser lo más ligera posible y debes hacerla, aproximadamente, dos horas antes de irte a dormir con el propósito de no tener hambre en el momento de entrar en la cama ni de sentirte excesivamente lleno.

Una ensalada elaborada a partir de ingredientes similares que en la que te he explicado en el almuerzo acompañada de una ración de arroz blanco con champiñones y algunas verduras al vapor es más que suficiente.

Tampoco quiero olvidar comentarte que, en caso de que tu problema con el reflujo sea muy acentuado, recurras a algún remedio de emergencia que alivie tus síntomas en un momento determinado.

En este sentido has de saber que el vinagre de manzana y el bicarbonato sódico no deben faltar en tu despensa ya que alcalinizarán tu estómago rápidamente.

Si bien es cierto que no te aconsejo abusar de ellos ya que, a largo plazo, pueden ocasionar efectos secundarios.

En definitiva, este es un magnífico ejemplo de dieta alcalina que puedes seguir para combatir el reflujo gástrico.

En cualquier caso, centrándote en las verduras y las frutas y dejando a un lado el consumo de carne, te aseguro que estarás un paso más cerca de reducir los niveles de acidez de tu estómago y de poner fin a esta molesta enfermedad.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.