¿La Lechuga Provoca Acidez o es Buena Para el Reflujo?

¿La Lechuga Provoca Acidez o es Buena Para el Reflujo?En este artículo te voy a hablar acerca de si la lechuga provoca acidez o es buena para calmar el reflujo. 

Seguramente alguna vez te habrás preguntado si la lechuga, ingrediente principal de la mayoría de ensaladas, puede producirte acidez.

Quédate tranquilo ya que, la lechuga, al igual que los vegetales de hoja verde, no puede producirte acidez.

Al contrario, esta verdura es una buena aliada a la hora de luchar contra el reflujo ácido y sus molestos síntomas.

¿Cómo te puede ayudar la lechuga?

La lechuga tiene, a corto y largo plazo, muchos beneficios en tu organismo.

Las hojas de lechuga contienen mucha fibra.

Esta es la principal característica de las verduras de hoja verde.

La fibra se encarga de mejorar tus digestiones, ayudando a tu estómago a procesar los alimentos.

Además, la fibra es como una esponja con el ácido estomacal, reduciendo los niveles de ácido rápidamente en cada comida y evitando que este ascienda hacia el esófago.

Su contenido en agua es muy útil en las digestiones, para ayudar a que los alimentos se digieran fácilmente.

Además, este contenido en agua actúa como diurético, ideal para eliminar las toxinas que debilitan el sistema digestivo.

La lactucina que contienen sus hojas es un principio activo con propiedades sedantes que es capaz de reducir tus niveles excesivos de estrés.

Muchas veces, los episodios de reflujo gástrico vienen provocados por ansiedad y nerviosismo, por lo que tomar lechuga regularmente te ayudará a mantener controlados los nervios.

Además, su capacidad relajante también actúa sobre los músculos inflamados de tu estómago y esófago, relajándolos y consiguiendo acabar con los episodios de reflujo.

Consumir lechuga con frecuencia ayuda a proteger tu estómago, ya que actúa como un protector natural de la mucosa estomacal.

A su vez, acompañando tus comidas con lechuga conseguirás que los gases tan molestos que producen algunos alimentos como las legumbres, se puedan eliminar fácilmente, ya que los deshace.

Por último y no menos importante, el contenido en antioxidantes de la lechuga es perfecto para tratar las lesiones internas de las mucosas.

Cuando padeces de reflujo gástrico, el ácido daña estas mucosas estomacales y esofágicas, causando dolores y molestias.

Los antioxidantes ayudarán a tu organismo a acelerar el proceso de regeneración de estas lesiones.

Como has visto, las propiedades de la lechuga son numerosas y vale la pena agregar este alimento a tu dieta diaria.

La lechuga es sabrosa y puedes utilizarla en ensaladas, como acompañamiento de otros platos, en licuados y batidos o incluso cocida para utilizar su jugo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.