Menú Para Reflujo Gastroesofágico: Qué Comer Para Combatir la Acidez

Menú Para Reflujo Gastroesofágico: Qué Comer Para Combatir la AcidezEn este artículo te voy a mostrar un menú para tratar el reflujo gastroesofágico y te diré qué debes comer para combatir la acidez.

El reflujo gastroesofágico, también conocido como ERGE, es una enfermedad realmente incómoda.

Sin embargo, es interesante saber que se puede tratar de forma natural si se apuesta por una dieta sana con un adecuado equilibro de nutrientes y algunas restricciones que ayuden al organismo a procesar los alimentos de forma sencilla.

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando los ácidos del estómago suben hacia el esófago, causando una variedad de síntomas desagradables como dolor abdominal, dolor de garganta, dolor de pecho o dificultad para respirar.

Una de las causas de esta enfermedad, sin duda alguna, es la mala alimentación, con dietas desordenadas con exceso de productos ricos en grasas saturadas.

Eliminar las grasas de la dieta como paso principal para curar el reflujo gastroesofágico

Si buscas una forma totalmente natural de tratar el reflujo y el malestar que esta enfermedad genera, las grasas se han de convertir en un enemigo claro.

Se trata de un elemento difícil de digerir que provoca una prolongación del procesado de la comida haciendo mucho más complicado el trabajo del estómago y requiriendo una mayor cantidad de ácidos gástricos para su digestión.

¿Qué menú te ayudará a combatir esta enfermedad?

Uno de los principales factores para establecer un menú es la observación de las reacciones del propio cuerpo ante la ingesta de ciertos alimentos.

Inicia un proceso de prueba para determinar cuáles son los productos que empeoran tus síntomas y, una vez que los tengas identificados elimínalos de tu alimentación o reduce su presencia tanto como sea posible.

Solo con el cumplimiento de este paso ya debes notar una mejora evidente de tu malestar.

Sin embargo, en muchas ocasiones esta enfermedad no viene dada únicamente por la intolerancia a algunos alimentos sino que se relaciona también con factores de estrés, llevar una dieta poco equilibrada o por una desorganización en las comidas.

Para impedir esto procura siempre minimizar el consumo de grasas que, como se ha mencionado anteriormente, resultan especialmente complejas para la digestión.

Además, para ayudar al procesado de las pocas grasas que puedas consumir, la inclusión de una mayor cantidad de fibra en la dieta será una clave fundamental.

Las fibras de alimentos como las frutas y verduras, así como cereales y panes integrales presentan una estructura larga que recorre prácticamente intacta la totalidad de los conductos del sistema digestivo.

Esta característica es esencial para ayudar a arrastrar las grasas y otros elementos favoreciendo su eliminación y minimizando su asimilación por parte del organismo.

En este mismo sentido, resulta imprescindible el abundante consumo de agua para ayudar a la eliminación de toxinas y la correcta hidratación del organismo.

Algunas frutas que te ayudarán a combatir la acidez son la manzana, la papaya, el plátano, la pera, las fresas, el durazno y el aguacate.

Entre las verduras encontramos espinacas, lechuga, acelga, rúcula, brócoli y zanahoria.

Entre los cereales, destaco la avena, que será el que más te ayudará a combatir tu enfermedad.

Para tener una idea clara de cómo organizar un menú para el tratamiento natural del reflujo gastroesofágico puedes tomar como referencia el ejemplo que se describe a continuación.

Desayuno: Tortas de arroz acompañadas de miel o almendras.

Una pieza de fruta preferiblemente con piel puesto que en ella se encuentra una gran cantidad de nutrientes y aportan un contenido añadido de fibra.

Sustituir la leche animal por la vegetal como puede ser la leche de soja.

Comida a media mañana: Un pieza de fruta o un zumo natural y una barra de muesli.

Almuerzo: Primer plato de sopa de verduras o puré.

Segundo plato de salmón a la plancha con verduras salteadas.

Se trata de reducir el contenido de grasas por lo que el salmón puede ser sustituido en sucesivos días por pechuga de pollo, filetes magros de lomo o pescado blanco siempre a la plancha o al horno.

Merienda: Yogur de leche de soja y zumo de frutas natural o una pieza de fruta con piel.

Cena: Sándwich de pan integral acompañado de queso descremado, rúcula y huevo cocido.

Para aportar un sabor y aroma interesante a este sándwich resulta muy atractivo añadir un toque de aceite de oliva y orégano que, además, ayudará también a la eliminación de las grasas.

La organización de la alimentación y el estilo de vida

Como se puede observar en el ejemplo anterior, es recomendable que realices un mínimo de cinco comidas al día apostando siempre por una cantidad menor en cada ingesta.

No menos importante resulta la combinación de este ritmo en la alimentación con cierta actividad física constante.

La actividad física permite la circulación de la sangre, la eliminación de grasas y toxinas o el mantenimiento del peso más adecuado.

Todos estos elementos son factores fundamentales para conseguir una vida sana y equilibrada y libre de reflujo.

Para lograrlo será suficiente con salir a caminar entre tres y cuatro veces por semana durante un periodo de entre 20 y 30 minutos.

Este ejercicio es el más adecuado para comenzar si eres una persona de vida sedentaria poco acostumbrada a la práctica de deportes.

Con la combinación de estos consejos y el cuidado de una dieta baja en grasas y rica en fibras notarás rápidamente la disminución del malestar y comenzarás a sentirte mucho mejor.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.