¿Puedo Comer Polenta si Tengo Reflujo?

¿Puedo Comer Polenta si Tengo Reflujo?En este artículo te voy a hablar de las propiedades que posee la polenta y te diré si es recomendable su consumo si tienes reflujo.

Puede que estés preguntándote sobre lo aconsejable que puede llegar a ser consumir polenta si padeces episodios frecuentes de reflujo o de acidez.

Pues bien, este producto posee algunas propiedades que ayudarán a que tu organismo pueda mejorar de la enfermedad que tanto está complicando tu calidad de vida.

Por lo tanto no deberías perder detalle de lo que voy a contarte.

La polenta es un plato que suele prepararse básicamente con harina de maíz.

Debido a ello, posee las mejores propiedades de este cereal y no ofrece muchos inconvenientes para ser consumido por las personas que padecen reflujo gástrico.

Pero analicemos de cerca cuáles son las propiedades de la polenta.

En primer lugar, la textura que posee este plato es muy similar a la que ofrecen la mayoría de los purés convencionales.

Esto ayudará a que tu estómago pueda procesar la polenta con total tranquilidad, ya que esta forma de cocinar es una de las recomendables si padeces reflujo.

Pero al margen de ello, la polenta contiene una serie de sustancias que harán que tu aparato digestivo te agradezca que la tomes habitualmente.

En primer lugar, este alimento es rico en fibras de origen vegetal.

Gracias a esta característica, la polenta puede ayudarte a retener las sustancias ácidas que se generan en tu estómago y que motivan la aparición del reflujo.

Otro de los aspectos más interesantes de la polenta es que posee una alta concentración de vitaminas del grupo B.

Estas sustancias son esenciales si quieres conseguir que la salud de tu aparato digestivo vuelva a ser lo que era antes de padecer de reflujo, por lo que no tengas dudas a la hora de incluir la polenta en tu dieta habitual.

Minerales como el magnesio, el potasio y el calcio están especialmente recomendados para los casos de reflujo y se encuentran en gran cantidad en la polenta.

Estos minerales ayudarán a que el pH de tu estómago pierda su acidez, por lo que tendrás muchas menos probabilidades de padecer los molestos episodios de reflujo.

Antes de terminar quiero darte un consejo: elige siempre las polentas que no hayan sufrido ningún proceso de refinado si quieres obtener los máximos beneficios de este alimento.

Recuerda que los productos procesados industrialmente pierden gran parte de sus características nutritivas.

Por lo tanto consumir polenta que no sea integral no te ayudará a dejar atrás las molestias del reflujo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.