¿Puedo Comer Una Chocolatina si Sufro de Reflujo?

¿Puedo Comer Una Chocolatina si Sufro de Reflujo?En este artículo te voy a hablar acerca de si es bueno consumir chocolatina si sufres de reflujo. 

Aquellas personas que hemos vivido atormentadas por el reflujo sabemos que cuidar la dieta es imprescindible si se quiere dejar en el pasado este molesto problema de salud.

Evidentemente, comer sano y equilibrado implica renunciar a algunos caprichos como, por ejemplo, el chocolate.

Por ello, quiero dedicar este artículo a hablarte acerca de por qué no debes comerte esa chocolatina que tanto deseas si sufres con frecuencia o, incluso, de forma crónica, episodios de acidez estomacal.

Lo más probable es que, si compras una chocolatina en cualquier supermercado, esté saturada de grasas y productos lácteos.

Además, no hablo de grasas naturales de fácil absorción, sino de grasas saturadas y procesadas para las que tu estómago tendrá que esforzarse al máximo con el objetivo de descomponerlas para, posteriormente, absorberlas.

Esta cantidad de grasas asociadas a las chocolatinas provocará que tu estómago empiece a segregar ácidos gástricos descontroladamente.

Por tanto, lo normal es que, al poco de haber terminado de comerte una, empieces a notar los desagradables efectos asociados al reflujo.

Por ejemplo, la clásica sensación de ardor en la entrada del estómago, la cual es ocasionada por el debilitamiento del esfínter esofágico y el ascenso de dichos ácidos a través del esófago.

En definitiva, un verdadero suplicio.

Sin embargo, he de decirte que, si eres de esas personas apasionadas del chocolate y no consumirlo te produce ansiedad, lo cual es algo bastante más frecuente de lo que puedas imaginar, sí que existen tipos que puedes comer.

Te hablo, como no, del chocolate negro con 100% de cacao elaborado a partir de procesos completamente naturales y orgánicos.

Este tipo de chocolate suele recomendarse a personas que se encuentren a dieta y que, anteriormente, habían desarrollado cierta dependencia de este tipo de derivado del cacao.

Probablemente, nada más introducirlo en tu boca, descubras que su sabor no se parece en nada al de esas chocolatinas del supermercado.

Probablemente, a partir de ese momento, seas consciente de todas las sustancias nocivas que poseen.

En definitiva, mi consejo es que, si estás tentado de comerte una chocolatina y padeces de reflujo ácido, vuelvas a dejarla en la estantería de la tienda o del supermercado salvo que sea 100% cacao y esté libre de grasas saturadas y derivados de productos lácteos.

De todas formas, aunque se trate de este tipo, tampoco te recomiendo abusar de él ya que puede irritar tu sistema digestivo y desembocar en otro tipo de problemas de salud.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.