Qué Remedios Caseros Contra el Reflujo Gástrico Puedo Tomar

Qué Remedios Caseros Contra el Reflujo Gástrico Puedo TomarEn este artículo voy a mostrarte algunos remedios caseros contra el reflujo gástrico.

El reflujo ha pasado de ser un problema asociado solamente a las comidas copiosas para convertirse en una auténtica pesadilla para las personas que lo sufren de forma habitual.

La mala alimentación, el exceso de productos industriales y un incorrecto estilo de vida son las causas principales.

Aunque si te encuentras entre las personas que lo padecen, te alegrará saber que hay remedios completamente naturales para ayudarte.

En este sentido, el vinagre de manzana y el té de jengibre son soluciones muy eficaces para disminuir los efectos negativos del reflujo.

Comenzaré por el vinagre de manzana.

Este producto es una excelente alternativa a los vinagres tradicionales, ya que su sabor es mucho más ligero y sus niveles de acidez mucho menores.

Esta combinación de características es ya de por sí una gran noticia si padeces reflujo y algo que debería motivarte a consumirlo.

Sin embargo, el vinagre de manzana posee muchas más cualidades para hacer que tu organismo no padezca ataques de reflujo.

El nivel excesivo de ácidos estomacales es una de las principales causas del reflujo.

También puede ocurrir que un nivel por debajo de lo normal de estas sustancias secretadas por el cuerpo provoquen la aparición de este problema.

Pues bien, el vinagre de manzana posee características reguladoras para la acidez del estómago.

Por esta razón, tomarlo de forma habitual ayuda a mantener niveles normales que favorecerán un correcto proceso digestivo e impedirán que tus ataques de reflujo aparezcan.

Tomar vinagre de manzana puede hacerse de muchas formas.

Yo te recomiendo que lo emplees como condimento de ensaladas o que diluyas un par de cucharadas de este producto en un vaso de agua para tomarlo directamente.

Procura hacerlo después de cada comida, ya que así obtendrás del mejor modo los beneficios del vinagre de manzana para olvidarte del incómodo reflujo.

El otro remedio del que quiero hablarte es el té de jengibre.

Esta infusión contiene numerosas propiedades para mejorar la salud de tu organismo a nivel general y para hacerte disfrutar de digestiones más livianas y eficaces. La misma se elabora con la raíz de la planta.

Esta zona, la raíz, concentra numerosas sustancias que llevan empleándose desde hace mucho tiempo para mejorar los procesos digestivos y aliviar cualquier dolencia estomacal.

En concreto, el jengibre es capaz de desinflamar y calmar las paredes del estómago y de otras zonas dañadas por el reflujo como, por ejemplo, el esófago, gracias a su alta concentración de ginerol.

Esta sustancia ha demostrado ser muy eficaz para todos los que padecen reflujo.

Por ello te recomiendo tener a mano siempre una buena porción de raíz de jengibre para que puedas preparar tu té de la forma más saludable.

Si quieres darle un toque de sabor a este intenso té puedes añadirle un poco de canela en rama e infusionarla junto con las rodajas de raíz de jengibre.

De esta manera combinarás un sabor excelente con unas propiedades curativas que te harán decir adiós al reflujo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.