Remedios Caseros Para el Reflujo Gástrico. Cura tu Acidez de Forma Natural

Remedios Caseros Para el Reflujo Gástrico. Cura tu Acidez de Forma NaturalEn este artículo te voy a mostrar los mejores remedios caseros para tratar el reflujo gástrico y curar la acidez de forma natural. 

Los remedies naturales han demostrado ser muy eficaces a la hora de calmar los síntomas del reflujo gástrico e incluso curarlo.

A continuación te voy a recomendar varios remedios caseros que puedes tomar diariamente para tratar el reflujo gástrico y curar la acidez de forma natural y son muy sencillos de preparar.

Si eres constante comenzarás a ver resultados positivos muy pronto.

Aloe vera

La sábila o aloe vera es una planta de hojas carnosas cuya pulpa tiene propiedades beneficiosas para luchar contra la acidez, los problemas digestivos y el reflujo ácido.

El gel transparente que se encuentra en las hojas de esta planta, al ser ingerido en forma de jugo, crea una capa protectora en las mucosas digestivas que actúa como protector de estómago natural.

De esta manera, tu estómago y esófago se ven protegidos contra los excesos de ácido.

Además, las propiedades antibióticas del aloe vera se encargan de ayudar a que las lesiones internas producidas por el reflujo sanen antes, evitándote mucho dolor y molestias.

La idea es que tomes media taza de jugo de aloe vera antes de las comidas principales del día.

Así prepararás a tu estómago para la digestión y te olvidarás de las molestias causadas por la acidez y el reflujo.

Puedes comprar el jugo de aloe vera ya hecho o puedes hacerlo tú mismo en casa.

Basta con que separes el gel de 3 hojas carnosas de aloe y lo proceses todo en la licuadora con un poco de agua.

Puedes guardar esta mezcla en frío para su posterior uso.

Miel

La miel es un alimento muy sano, conocido por sus propiedades antibióticas y antiinflamatorias, que se encargarán de devolver a las mucosas estomacales y esofágicas a su estado original.

Además, su contenido en potasio ayuda a regular el pH de tu estómago, consiguiendo que los niveles de ácido se estabilicen.

Lo mejor es que tomes dos cucharadas de miel de abeja antes de dormir.

Puedes tomar también miel de romero o miel de roble, que son ecológicas y tienen muchas propiedades beneficiosas para la salud.

También puedes adoptar la costumbre de endulzar tus bebidas y postres con miel, ya que es más saludable que el azúcar blanco refinado y tiene más virtudes beneficosas para tu problema.

Té de regaliz

Si padeces de hipertensión no te recomiendo este té, pero si no es tu caso, el té de regaliz te va a ayudar mucho en tu situación con el reflujo gástrico.

La raíz de regaliz se encarga de regular los niveles de ácido estomacal y previene que este suba hacia el esófago.

Preparar té de regaliz es muy sencillo, basta con conseguir raíz de regaliz seca en una herboristería o tienda de dietética.

En una taza de agua hirviendo, introduce un pedazo de raíz y déjalo reposar 15 minutos.

Consume caliente y disfruta de un té muy sabroso que no necesita endulzantes.

Infusión de valeriana

Muchas veces el reflujo gástrico tiene origen nervioso.

Incluso un episodio de reflujo puede verse empeorado si te dejas llevar por la ansiedad.

Para estos casos te propongo tomar infusión de valeriana.

La valeriana es una hierba con potentes propiedades calmantes, que sirve tanto para los nervios y la ansiedad como para relajar la musculatura del estómago y el esófago.

Te recomiendo que consigas bolsitas de té de valeriana en una tienda de alimentación, que vienen ya con la dosis adecuada, y que no tomes más de 2 al día.

No debes abusar de esta bebida y si tienes dudas o estás embarazada, consulta a tu médico antes de tomarla.

Infusión de salvia

La salvia es una planta que te puede ayudar de doble manera en tu problema con el reflujo gástrico y la acidez.

Por una parte, la salvia tiene propiedades antisépticas, que ayudan a eliminar las bacterias que se alojan en el esófago, evitando que las lesiones causadas por el reflujo se infecten.

Por otra parte, la salvia tiene propiedades digestivas, que te ayudarán a tener digestiones ligeras y agradables.

Debes tomar un té de salvia después de las comidas para notar sus resultados y para regular los niveles de ácido estomacal.

Infusión de hinojo

El hinojo es perfecto para tomar antes de las comidas fuertes del día, gracias a sus propiedades digestivas.

Al tomar una infusión de hinojo notarás cómo tu estómago se relaja y cómo tus digestiones son más rápidas y ligeras.

Cuando lleves varios días tomando esta infusión, verás cómo el dolor estomacal producido por el exceso de ácido remite.

Además, su delicioso sabor hace de la infusión de hinojo una bebida muy agradable de tomar.

Infusión de manzanilla

Si hay un remedio natural que se ha utilizado durante milenios para tratar las dolencias digestivas, ese es sin duda el té de manzanilla.

La manzanilla es una planta con pequeñas flores blancas.

Estas flores son las que contienen las propiedades beneficiosas que estás buscando.

Es una infusión que sienta muy bien, por lo que puedes tomarla de 3 a 4 veces al día sin preocuparte.

La infusión de manzanilla actúa como un protector de las mucosas, ayudando a tu estómago a estar en buen estado y a mantener el ácido estomacal a raya.

Además, cuando consumes infusión de manzanilla, tus digestiones son más agradables.

Y si le agregas una estrella de anís, conseguirás que tenga un efecto antiinflamatorio, ya que disuelve los gases que son tan molestos a la hora de la digestión.

Infusión de té verde

Cuando has sufrido episodios de reflujo gástrico muy seguidos, tus mucosas se han visto dañadas y presentan lesiones que duelen incluso cuando duermes.

Para tratar este tipo de lesiones y conseguir que sanen antes, te recomiendo que tomes té verde.

El té verde es famoso por contener altas cantidades de antioxidantes, encargados de la regeneración celular y de luchar contra los radicales libres, que provocan el envejecimiento celular prematuro.

Tomar una o dos tazas de té verde al día hará que te sientas mejor.

Además, el té verde es perfecto para desintoxicar el organismo de manera natural y restablecer la salud del hígado.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.