¿Se Puede Tomar Helado Con Esofagitis?

¿Se Puede Tomar Helado Con Esofagitis?En este artículo te voy a hablar acerca de si puedes tomar helado si sufres de esofagitis. 

La esofagitis es un problema de salud ocasionado por el daño que causan los ácidos gástricos generados por el estómago para descomponer los alimentos durante el proceso de digestión al superar la barrera que supone el esfínter esofágico inferior y retornar por el esófago.

En general, esto produce lesiones en los tejidos de esta zona del aparato digestivo.

Por tanto, la esofagitis es una consecuencia directa de la ERGE crónica y puede llegar a convertirse en un problema de salud realmente grave.

De hecho, no son pocos los estudios que vinculan esta enfermedad al cáncer de esófago.

Por ello, te recomiendo encarecidamente que empieces a luchar contra la esofagitis desde su raíz.

Muchos alimentos, seguramente, te generarán dudas.

Uno de los que mayor número de controversias crean es el helado.

Por esta razón, voy a dedicar las siguientes líneas a hablarte acerca de si puedes tomarlo o no.

Es probable que, cada vez que tienes un episodio de reflujo y tu problema de esofagitis hace su aparición, tengas la necesidad de tomar algo frío que calme la característica sensación de ardor y quemazón que padeces.

Sin embargo, te aseguro que, en todos los casos, esto no es muy recomendable.

El helado, al encontrarse a temperaturas extremadamente frías, provoca la irritación de las paredes del estómago y, consecuentemente, del esófago.

Por tanto, la placentera sensación de bienestar que acompaña su consumo trae como consecuencia un empeoramiento de los síntomas a largo plazo.

Y es que el frío tiene cierto carácter anestésico, pero no es saludable en este caso.

Tampoco puedo olvidar decir que, por norma general, los helados tienen grandes cantidades de grasas puesto que se elaboran a partir de la leche.

En este sentido, estas sustancias precisan, para ser digeridas, que el estómago realice un gran esfuerzo.

Por lo tanto, segregue grandes cantidades de ácidos gástricos, los cuales pueden acabar retornando por el esófago y empeorar tu problema de esofagitis.

Como todos los alimentos creados en base a la leche, el helado contiene lactosa.

Esta sustancia, si bien es cierto que no influye directamente sobre la esofagitis, sí que lo hace indirectamente pues los seres humanos presentamos, en mayor o menor medida, cierta intolerancia a ella.

Esto se traduce, por norma general, en digestiones más prolongadas y mayores probabilidades de sufrir un episodio de reflujo que agrave el malestar que te causa tu esofagitis.

Por lo tanto, mi consejo es que suprimas el helado de tu dieta habitual y lo sustituyas por bebidas templadas elaboradas a partir de frutas.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.