¿Si Tengo Reflujo Gástrico Puedo Tomar Miel?

¿Si Tengo Reflujo Gástrico Puedo Tomar Miel?En este artículo te voy a mostrar si puedes tomar miel si tienes reflujo gástrico.

El reflujo es una dolencia de índole estomacal que afecta a un buen número de personas.

Ardor, acidez, quemazón, tos, hipo e incluso sensación de que el bolo alimenticio retorna hacia la garganta son las molestias más comunes del reflujo.

Ante esta situación, lo ideal es encontrar un remedio que ponga solución de manera definitiva al reflujo.

Para ello, los remedios caseros han demostrado ser de gran eficacia.

Si te estás preguntando si puedes tomar miel si tienes reflujo, te diré que sí puedes y en este artículo te hablaré en particular de las diferentes maneras de consumirla.

La miel es uno de los productos de origen natural que mayores beneficios reporta a las personas que padecen reflujo.

Tiene la capacidad de regenerar los tejidos dañados, lo que es de gran ayuda para reparar las paredes del esófago.

Además, mejora la funcionalidad del esfínter situado en la boca del estómago, cuya relajación permite el escape de los ácidos gástricos y por lo tanto, es una de las principales causas de la aparición del reflujo.

Una forma estupenda de consumir miel, es añadir una cucharada cada mañana en la infusión para desayunar.

Esta misma cucharada la puedes añadir también al yogur que tomes de almuerzo o como postre después de comer o cenar.

Como puedes comprobar, son diferentes las formas de consumir miel casi sin darte cuenta.

En general, para que el reflujo no haga acto de presencia durante todo el día, es recomendable que consumas tres cucharadas de miel cada jornada.

Sin duda, una de ellas la debes tomar antes de irte a la cama.

De esta manera evitarás que aparezca el reflujo durante la noche, uno de los momentos en los que suele aparecer con mayor intensidad.

Por supuesto, la miel es un remedio casero contra el reflujo que puedes incorporar en diferentes recetas.

De tal manera, te recomiendo que la consumas con verduras horneadas como la calabaza o la berenjena.

Además, es un ingrediente muy versátil que puedes incluir en tus guisos, e incluso para espesar los guisos tanto de carne como de pescado.

Si padeces habitualmente reflujo, te recomiendo que evites el consumo de todos aquellos alimentos que potencian su aparición y los sustituyas por otros, como las frutas, verduras y legumbres.

Estos alimentos son de gran ayuda para combatir los síntomas del reflujo.

La miel es un complemento perfecto para todos estos alimentos.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.