¿Sirve la Sal Para el Reflujo Gástrico? Descubre si Usarla Para tu Dieta Contra el Reflujo

¿Sirve la Sal Para el Reflujo Gástrico? Descubre si Usarla Para tu Dieta Contra el ReflujoEn este artículo te voy a mostrar si la sal sirve y puede ser usada en una dieta contra el reflujo gástrico. 

Todas aquellas personas que padecen de reflujo gástrico saben a la perfección que la dieta es la clave principal de su bienestar.

Y es que, de no cuidarla, las probabilidades de sufrir molestos episodios relacionados con esta enfermedad son muy probables.

Por ello, quiero dedicar este artículo a hablarte de cómo influye el consumo de sal en el estómago y te diré si es buena o mala para tu bienestar.

Lo primero que voy a decirte al respecto, con el único propósito de dejarlo claro desde el primer momento, es que la sal es muy perjudicial para el reflujo y para tu salud en general, sobre todo, cuando ha sido procesada de forma industrial.

Por lo que no debe formar parte de tu dieta contra el reflujo.

Todos estamos acostumbrados a aderezar nuestros platos con sal para conseguir proporcionarles sabor y que nos cueste menos comerlos.

De hecho, muchos encuentran en ella la solución perfecta para consumir aquellos alimentos que, a pesar de no ser del todo de su agrado, saben que son buenos para su salud.

No caigas en este error.

El estómago necesita hacer grandes esfuerzos para digerir la sal y, por lo tanto, segrega mayores cantidades de ácidos gástricos para conseguirlo.

Sin duda, esta es la principal razón por la que es perjudicial para el reflujo, si bien es cierto que tiene otras contraindicaciones.

Por ejemplo, eleva el nivel de presión arterial, algo que también fomenta que los síntomas relacionados con este mal sean mucho más notorios.

Además, algunos alimentos, cuando se combinan con sal, son especialmente peligrosos y perjudiciales de cara a combatir el reflujo gástrico.

Este es el caso de la carne y, sobre todo, aquella que se considera roja, la cual, de por sí, debería estar totalmente fuera de tu dieta.

Sin embargo, está claro que tu cuerpo necesita sales para desarrollar a cabo correctamente sus funciones.

Por tanto, no debes suprimir por completo el consumo de sal.

Eso sí, trata siempre de tomar pequeñas dosis y, cuando lo hagas, que se trate de sal marina lo más pura posible.

Sin duda, se trata de un elemento que dará un poco de sabor a tus platos sin perjudicarte en exceso.

En definitiva, mi consejo es que reduzcas al mínimo el consumo de sal dentro de tu dieta y que, cuando lo hagas, solo tomes aquella que sea de la máxima calidad y que te proporcione la certeza de que no afectará negativamente a tu bienestar general y a tu problema de reflujo.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.