Tengo Reflujo Gástrico: Qué no Puedo Comer y Qué sí Puedo Comer

Tengo Reflujo Gástrico: Qué no Puedo Comer y Qué sí Puedo ComerEn este artículo te voy a mostrar cuáles son los alimentos buenos y cuáles son los malos para tratar el reflujo gástrico.

El reflujo es una de las enfermedades que guarda una relación más estrecha con los hábitos alimenticios de las personas que la padecen.

Así, si estás sufriendo los síntomas de esta perjudicial dolencia querrás conocer cuáles son los alimentos buenos y cuáles los malos para tratar tu problema, algo que voy a intentar descubrirte a continuación.

Por lo tanto no debes perder detalle de los consejos que quiero darte.

Comenzaré por hablarte de una serie de alimentos que no tienen más que beneficios para tratar tus problemas relacionados con el reflujo.

Se trata de los cereales integrales, unos productos que deben convertirse en la base de tu alimentación.

Tomar diariamente alimentos como la avena, el salvado de trigo o el arroz integral te ofrece la oportunidad de rebajar los niveles de ácidos de tu estómago.

Estos productos poseen altas concentraciones de fibras vegetales.

Esta sustancia es capaz de retener en su interior líquidos, compactar el bolo alimenticio y agilizar los procesos digestivos, por lo que son muy buenos para tratar los síntomas del reflujo.

Vamos ahora con un grupo de alimentos que deben ser eliminados de tu dieta si quieres que tu enfermedad no empeore.

Las carnes grasas son muy peligrosas para las personas que padecen reflujo gástrico, ya que aseguran unas digestiones pesadas que implican la presencia de una mayor cantidad de ácidos estomacales.

Intenta borrar de tu alimentación las carnes ricas en grasa y los embutidos, ya que son opciones muy malas para tu enfermedad.

Por el contrario, la carne libre de grasa no te perjudicará en nada.

Opta por consumir especialmente pollo y pavo, ya que sus bajos niveles de sustancias grasas no entorpecerán tus digestiones y, además, te darán el aporte de proteínas que tanto necesitas.

Con las frutas sucede algo similar a lo de la carne, ya que hay algunas muy buenas y otras frutas malas para el reflujo.

El consumo de plátanos, fresas o mangos es una excelente forma de calmar los dolores asociados a tu dolencia.

Estos productos, que deben ser siempre frescos, ofrecen minerales, vitaminas y fibra y no aumentan la acidez estomacal, por lo que deben incluirse de forma habitual en tu alimentación.

Sin embargo, las naranjas, los limones o los tomates son frutas especialmente ácidas que empeorarán tus síntomas, por lo que no deben formar parte de tu mesa de forma habitual.

Como las grasas son especialmente malas para el reflujo, tus alimentos no deben estar nunca fritos.

Freír cualquier producto es garantizarle a tu estómago una digestión pesada que hará que te sientas peor de tu enfermedad.

Otro consejo que quiero darte es el consumo de vegetales de hoja verde.

La lechuga o las espinacas son ideales para que te sientas mejor de los dolores provocados por el reflujo, por lo que siempre deben estar disponibles en tu despensa.

Por último, quiero que elimines de tu dieta los alimentos procesados industrialmente y los refrescos carbonatados.

Estos productos son capaces de irritar tu tracto digestivo de forma notable, algo que hará que los síntomas de tu enfermedad vayan a peor.

Los consejos que acabo de darte en este artículo te ayudarán a aliviar los síntomas del reflujo gástrico.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para curar el reflujo gastroesofágico

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de reflujo.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar el reflujo ácido de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Laura

Los comentarios están cerrados.